Editorial

Charla de Introducción en Tolkien

Intervención en la “I Convención Nacional de Fanáticos: Music Fest & Fan Fest Perú 2009”

Por Jonathan Imlarion Durand 

Si bien mi intención es hacer una charla introductoria en Tolkien, eso no hace este trabajo menos complicado ni hace del intento de transmisión una labor más simple. 
Se me ocurre que lo primero que debo hacer es darle un sentido al título que he elegido. Curiosamente este título me fue otorgado, yo no lo elegí, pero sí elegí hacerme cargo de él.  

Puedo pensar en este momento en tres maneras de justificar este título: La primera que se me ocurre es que introducirlos en Tolkien sería hacer un sumario de todas las razas que habitan el mundo creado por Tolkien y luego de ello hacer un resumen –siempre grosero- del desarrollo de la vasta historia que Tolkien creó para su mundo e incluir también –en la medida de mis posibilidades- alcances sobre las lenguas que él creó para los diversos pueblos de la Tierra Media. Una segunda manera para introducirlos en Tolkien sería hablar del Tolkien histórico, del personaje histórico y real que nació, vivió, produjo y murió. Del Tolkien humano más que del Tolkien leyenda, tal vez relatar algunas anécdotas jocosas y de esa manera introducirlos en quién fue Tolkien.  Pero se me ocurre una tercera manera de introducirlos en Tolkien, esta tercera manera es tomar al Tolkien escritor y creador, y tratar de introducirlos en ese Tolkien. Me parece que de cierta manera este tercer Tolkien estaría entre el primero y el segundo, pero no por ello carece de un lugar propio sino todo lo contrario, reclama su propio lugar. 

Estas son las tres maneras que se me ocurren de poder introducirlos en Tolkien, no necesariamente sean las únicas tres maneras de hacerlo pero son las que se me ocurren ahora. Yo he decidido en esta oportunidad tomar al tercer Tolkien, el escritor y creador. Pido disculpas de antemano si alguien aquí, debido a mi título, esperaba encontrar a uno de los otros dos Tolkien. A ellos les pido por favor tengan la gentileza de aguardar a la ronda de preguntas, en donde estoy seguro podremos hacer algo más fluido, además que es usualmente, la ronda de preguntas, la parte más divertida, es finalmente donde a uno le dicen lo que quiere escuchar, o eso al menos, en el mejor de los casos. 
Bien, intentaré de una vez por todas Introducirlos en Tolkien. Espero me permitan el intento, y digo intento porque el fracaso siempre está en el horizonte, pero no por ello se deja de intentar. 

De la vasta historia de la Tierra Media que Tolkien nos legó, quiso el cruel destino que sólo pudiese darle forma terminada y publicable a dos obras: El hobbit y El Señor de los Anillos. Curiosamente, y es que no puedo alejarme por completo de los datos curiosos, luego de la publicación de El Hobbit, Tolkien quiso publicar el gran corpus mitológico del mundo que había creado, sin embargo sus editores pensaron que a nadie le interesaría un montón de historias en las que no aparecían hobbits, así que Tolkien decide hacerle una continuación a El Hobbit, una secuela, esa secuela es justamente El Señor de los Anillos.

El Señor de los Anillos es una obra que, a pesar de estar en tres tomos nada pequeños, nos parecerá siempre demasiado corta a los amantes de la obra de Tolkien. Pero ella junto a El Hobbit nos permite encontrarnos con un estilo bastante curioso de narración. 

Tolkien se propone así mismo no como el narrador o creador de estas historias sino como un traductor, traductor de qué, de El libro Rojo. Tolkien pretende hacernos creer que él ha encontrado un libro en el cual se han guardado las historias de un pasado legendario en una lengua ahora perdida y que lo que él está haciendo es traducir ese libro al inglés moderno. 

Teniendo esto como premisa debía ser muy cuidadoso con su manera de narrarnos las historias. Encontramos entonces que ambos libros se proponen escritos por los narradores más inverosímiles, los hobbits. Nos propone como narrador a los personajes menos informados de todos los acontecimientos de sus historias, a aquellos que han sido empujados a participar de los grandes hechos de su historia debido a la casualidad o el deseo de no abandonar a sus amigos en problemas, en ningún caso por deseos de aventuras, de conquistar grandes reinos o ganar inconmensurables tesoros. 

Si los narradores son los hobbits, Tolkien sólo podía dar en sus relatos lo que los hobbits hayan visto o conocido por ellos mismos o por los relatos de sus amigos, y además nos narraba los acontecimientos desde la perspectiva de los hobbits, de cómo ellos entendían lo que sucedía. De esa manera por ejemplo, en la primera parte de La Comunidad del Anillo, no se sabe absolutamente nada del destino de Gandalf y porqué no dio alcance a Frodo para ayudarlo a salir de la Comarca, sino hasta que Frodo llega a Rivendel y en el Concilio de Elrond el mismo Gandalf informa sobre la traición de Saruman y cómo este lo retuvo prisionero. Tampoco se sabe qué es lo que está haciendo o planeando el enemigo hasta que este no revela sus intenciones o alguien logra descubrir qué es lo que pretende. 

Teniendo que el libro ha sido redactado por los hobbits, Tolkien se encarga de hacer del libro francamente un relato interesante para los hobbits, de esa manera encontramos que las grandes batallas que se libran por la libertad de la Tierra Media no se encuentran relatadas en su totalidad ni en gran detalle, excepto la batalla del Abismo de Helm, en la que no participa ni un solo hobbit. Pero por el contrario la fiesta de Bilbo, acontecimiento que podríamos llamar de importancia menor para la historia de la Tierra Media, se encuentra relatada hasta el detalle desde los preparativos de la fiesta hasta la entrega del testamento posterior a la misma. Ya que esto, diría Tolkien, sería de gran interés para un hobbit. Del mismo modo el Saneamiento de la Comarca, y la Batalla de Delagua se encuentra bastante detallada aunque uno podría considerarla de una importancia menor en comparación con las grandes batallas que se libraron en Lorien, la de Erebor y el Bosque Negro, las cuales apenas fueron mencionadas. 

Pero el que el libro esté escrito por los hobbits no lo hace menos interesante para los no hobbits, simplemente, a veces, un poco denso. El relato es a veces lento pero en otras es tenso, y de una rapidez tal que las páginas se suceden una a la otra con una facilidad que pareciese que se mueven solas o incluso que las páginas desapareciesen y que el libro se convierte en una suerte de ventana a través de la cual uno puede observar como estos acontecimientos se suceden uno tras otro sin interrupción alguna, uno puede quedar absorto de una manera asombrosa, no les contaré cuántas veces me he pasado los paraderos o se me han ido las horas de manera increíble. 

No es gratuito el hecho que Tolkien eligiese a los hobbits para ser los transmisores de su historia. Tomar al que menos sabe puede ser de mucha ventaja pues de la misma manera que nosotros, los lectores, requiere de mucha información que no posee conforme va avanzando en la aventura que le ha tocado vivir. Así que siempre está haciendo preguntas que para alguien mucho mejor informado serían probablemente innecesarias.  

Un problema, para los que queremos saber más historias de la Tierra Media es que al haber escrito los hobbits los libros, escribieron –como ya dije- lo que vivieron ellos mismos o lo que sus amigos les relataron, pero a fin de cuentas solo escribieron las historias que estaban relacionadas directamente con la de ellos, de esa manera dejaron muchas historias fuera de sus relatos, grandes acontecimientos de los que solo se escriben que llegaron como noticias pero no se indaga más sobre ellas. He mencionado hace un momento tres grandes batallas que se libraron: la de Lorien, la del Bosque Negro y la de Erebor. ¿Por qué no hay grandes relatos de estas? La explicación es sencilla en realidad, en ninguna de ellas participaron ni los hobbits ni sus amigos. Es curioso notar que en El Señor de los Anillos sólo hay relatos en los que aparece alguno de los nueve miembros de la Comunidad del Anillo. Y es que supuestamente los miembros de la Comunidad relataron a Frodo lo que les había sucedido luego de su separación durante el tiempo que vivieron juntos en Gondor, durante ese mismo tiempo llegaron las noticias sobre las grandes batallas libradas al oeste y el norte, por ello son mencionadas en el libro, de lo contrario tal vez ni siquiera hubiesen sido mencionadas. 
Para terminar sólo quisiera hacer referencia al reencuentro entre Gandalf y Bilbo. Es en verdad la mejor introducción que tiene un personaje en la obra de Tolkien, y esto es decir bastante. Lo que se dice es esto: 
“…Gandalf apareció de pronto. ¡Gandalf¡ Si sólo hubieseis oído un cuarto de lo que yo he oído de él, y he oído sólo muy poco de todo lo que hay que oír, estaríais preparados para cualquier especie de cuento notable. Cuentos y aventuras brotaban por dondequiera que pasara, de la manera más extraordinaria.” (J.R.R. Tolkien, 1937, El Hobbit, Una tertulia inesperada) 

Me parece que ahí Tolkien sí escribe como él mismo, en esa frase nos deja todo su sentir acerca de la historia que está empezando a relatar, acerca de su impotencia de no poder decirnos todo lo que ha imaginado, de todo aquello a lo que ha dado vida. Ese no es el reencuentro entre Gandalf y Bilbo sino el reencuentro entre Tolkien y toda su creación, es el momento preciso en que toda su creación se presenta ante él y, a pesar de su magnífica pluma se ve totalmente imposibilitado de contarnos todo, y toda esa mezcla de emociones, que tiene que liberar de alguna forma, la libera de esa manera. No había otra forma. O nos contaba la historia así como lo hizo, a través de lo hobbits, o no la contaba. 

Espero no haberlos aburrido con esta corta charla pero ahora pasaremos a la parte más divertida, las preguntas. 
 
 
 
 

A continuación se presentan dos preguntas escogidas entre las varias que se hicieron: 
¿Qué sucedió con el alma de Saruman luego de ser asesinado? 
La verdad es que nunca lo había pensado y creo que es la primera vez que sé  de alguien que se formula esta pregunta. Dado que nunca he leído algún texto en donde Tolkien nos diga qué fue exactamente lo que sucedió tendré que elaborar una respuesta siguiendo la lógica de la Tierra Media dada en los textos que nos dejó Tolkien. 

Saruman era un istar, un mago, y sabemos por ello que era entonces un maia, una suerte de ser celestial, un ángel podríamos llamarlo, que fue enviado a la Tierra Media con la misión de vigilar a Sauron y ayudar a los pueblos libres de la Tierra Media en su lucha contra él.  
Pero su ayuda debía ser a través del consejo sabio, no la ayuda de la fuerza de las armas, por ello los magos fueron revestidos como hombres ancianos y prohibidos de mostrar todo su poder.  

Saruman sin embargo no fue fiel a su misión. Se embriagó de su propia sabiduría hasta el punto de no querer consultar a ninguna otra, lo que ya demuestra que su sabiduría empezaba a decaer, hasta que finalmente se corrompe y trata de llevar a los pueblos por el camino que él consideraba el correcto a través de la fuerza. Se podría decir que lo que buscaba era el orden pero impuesto por un puño de hierro. Esto lo fue alejando no sólo de su misión sino de su propia sabiduría y es en la sabiduría donde residía finalmente el verdadero poder de los istari, magos. 
Entonces el poder de Saruman ya no estaba en su sabiduría sino estaba en la fuerza que había acumulado, sus ejércitos y la fortaleza de Isengard. De esa manera cuando él pierde todo ello y sus mentiras se revelan, la sabiduría y poder que había tenido alguna vez se pierden también. No en su totalidad pero sí en su mayoría. Así que para cuando Saruman es asesinado su espíritu había sufrido una fuerte caída, ya no tenía el poder que alguna vez había ostentado, era un espíritu debilitado. En ese sentido se puede asemejar el espíritu de Saruman luego de ser asesinado con el espíritu de Sauron tras la caída del Anillo. 
Sauron era un maia originalmente más poderoso que Saruman, e incluso que Gandalf, pero había puesto su poder dentro del Anillo Único pues esperaba así poder dominar a los pueblos de la Tierra Media según su voluntad. De esa manera cuando el Anillo es destruido Sauron queda sumamente debilitado, esto queda claro en las palabras de Gandalf. 

“Y si el Anillo es destruido, Sauron caerá; y tan baja será su caída que nadie puede saber si volverá a levantarse algún día. Pues habrá perdido la mejor parte de la fuerza que era innata en él en un principio, y todo cuanto fue creado o construido con ese poder se derrumbará, y él quedará mutilado para siempre, convertido en un mero espíritu maligno que se atormenta así mismo en las tinieblas, y nunca más volverá a crecer y a tener forma.” (J.R.R. Tolkien, 1955, El retorno del rey, La última deliberación) 

Sauron y Saruman en un principio eran similares, maiar, y el camino que siguieron también fue similar; intentaron ordenar el mundo con puño de hierro imponiendo su voluntad para traer orden y disciplina sin importar la voluntad y libre albedrío de los pueblos. Su intención de alcanzar un fin mayor, el orden, justificaba todas sus acciones. 

En esta línea de pensamiento la lógica me conduce a pensar que su fin debió  ser también similar. El espíritu de Saruman debió tener un destino similar al de Sauron. Quedar debilitado, desnudo y sin cuerpo, royéndose así mismo en las tinieblas. 

Pero me surge una pregunta ¿podría Saruman volver a tener un cuerpo visible? Yo creo que podría tenerlo, siempre y cuando Saruman se arrepienta del mal que ha cometido y decida someterse al juicio de los Valar para pagar la condena que ellos le impongan. Me parece que sólo a través del arrepentimiento podría Saruman alcanzar la redención. 
¿Quién es el Señor de los Anillos, Sauron o el Anillo Único? 

El Anillo Único es el Anillo Maestro, el que sirve para controlar los otros Anillos pero no puede hacerlo por sí sólo. Al final de la Segunda Edad, Sauron pierde el Anillo Único y los Tres anillos de los elfos quedan liberados del poder del Único, lo que permitió que muchas cosas se pudieran hacer con ellos. 

Si el Único fuese el Señor de los Anillos él sólo podría gobernar los anillos, o dotaría a su portador, cualquiera que fuese, del poder de gobernar los demás anillos pero no se dice que ninguno de los portadores del Anillo Único, desde Isildur hasta Sam, hayan tenido la capacidad de ver dentro de la mente de los portadores de los demás anillos y menos aún que tuviesen el poder de gobernar sus mentes. Sólo Sauron tenía el poder para hacer eso. 

Como sustento final recurro a la misma obra de Tolkien. Cuando Frodo va a partir de Bolsón Cerrado por última vez y encaminarse a los Puertos Grises, le entrega a Sam el Libro Rojo, en él lee varios títulos propuestos por Bilbo para el libro pero finalmente Frodo lo titula:  “LA CAÍDA DEL SEÑOR DE LOS ANILLOS Y EL RETORNO DEL REY

Tal como lo vio la Gente Pequeña; siendo estas las memorias de Bilbo y Frodo de la Comarca, completadas con las narraciones de sus amigos y la erudición del Sabio.” (J.R.R. Tolkien, 1955, El retorno del rey, Los Puertos Grises) 

Según este título cuando se dice “La caída del Señor de los Anillos”, entiendo yo, que se hace referencia a la caída de Sauron y no a que el Anillo Único cayó al fuego. 

Muchas gracias por su gentil atención. Hasta la próxima.