Editorial

El Crisol de Método e Inspiración: El Hobbit y Hoja de Niggle

Usualmente cuando debo hacer algún trámite pesado, llevo un libro de compañía. En esta ocasión desempolvé uno de los libros que más me han ayudado a completar tareas titánicas: The Clock Work Muse de Eviatar Zerubavel.

Este libro trae consejos para personas que estamos obligadas a escribir por alguna u otra razón: ya sea porque somos estudiantes, profesionales, o escritores, la palabra escrita es el principal instrumento de comunicación formal y va a seguir siéndolo por algún tiempo más, así que cualquier consejo para llevarnos bien con ella es bueno y hay que seguirlo.

El autor propone algo insólito: las personas que escriben con un esquema de trabajo, un horario fijo durante horas determinadas con antelación, y que dividen su tiempo, son quienes conquistan la tarea y logran culminar los trabajos más pesados (como una tesis, un libro, una monografía o 100 expedientes). Esta idea es contraria a la del genio romántico que se la pasa escribiendo sólo cuando la inspiración llega.

Uno de los métodos que Zeruvabel expone es que para conseguir terminar una pieza hay que escribirla de un tirón, sin corregirla sin revisarla hasta que no hayas completado el libro completo (en caso de libros de ficción) o reformules la hipótesis (en caso de tratados científicos). Las correcciones deben hacerse únicamente cuando el borrador este listo, porque sino el escritor se pierde en detalles irrelevantes y no consigue llegar a su meta.

¿A que viene esto? Pues que la Tolkien Estate ha anunciado oficialmente que Christopher Tolkien ha concluido la revisión de un nuevo manuscrito que se publicará en el año 2007, y que los tolkiendili de todo el mundo esperamos con ansias: “Los Hijos de Hurín”.

En otras palabras J.R.R. Tolkien ha escrito 6 versiones sobre la misma historia, la de Turín Turambar y Nienor Níniel y todos sus pesares por causa de la maldad de Melkor. Demos un vistazo a la cronología completa gracias a HD:

1.- 1977 en El Silmarillion “Sobre Túrin Turambar” (en prosa).

2.- 1980 en Los Cuentos Inconclusos “Narn i Hîn Húrin” (en prosa).

3.- 1984 en el Libro de los Cuentos Perdidos II “Turambar y el Foalókë,”
y “El Nauglafring,” (en prosa).

4.- 1985 en Las Baladas de Beleriand “La Balada de los Hijos de Húrin”
(en versos aliterados de líneas largas), mi preferido debo decir

5.- 1994 en La Guerra de Las Joyas “Los Vagabundeos de Húrin” (prosa).

6.- 2007 en Los Hijos de Hurín (estamos esperando)

La historia es hermosísima y como ninguna atraviesa las corrientes subterráneas de la mitología tolkeniana, pero ¿seis borradores? Y todos incompletos, a excepción del publicado en El Silmarillion. Ante esta evidencia concluimos que el autor de la TM es un hombre desordenado que tenía varios borradores y no completaba la redacción de un tirón hasta que no veía hasta el último detalle, corregía por capítulos .incluso por versos- e iba cambiando el hilo de la historia conforme aparecía. Pero en lugar de dedicarse a continuar con ese primer hilo se dedicaba a retroceder hasta hacer que todo encajara.

Si a eso le suman que no tenía un horario para escribir y cuando efectivamente se sentaba era erráticamente y siempre era interrumpido, el resultado es una obra maestra que demoró 12 años en ser escrita y que casi no llegó a publicarse por los retrasos del propio Tolkien, como se ve en la ácida correspondencia con Stanley Unwin en la época.

Lo irónico es que sí existe otro Tolkien, el autor de “De Monstruos y Críticos” o del traductor de “Sir Gawain y el Caballero Verde” o del “Beowulf” o el colaborador con el diccionario de Oxford y sus ensayos sobre lingüística .anglosajón antiguo- en la Universidad de Leeds.

Este Tolkien es un hombre ordenado que producía dentro del esquema universitario, pero igualmente inspirado y que completó los trabajos impuestos por la universidad con el tiempo holgado inclusive. ¿Por qué? porque se organizó, estableció su horario, priorizó el tiempo con su familia, sus compromisos académicos y finalmente las ganas de escribir e investigar. Es decir hizo todo lo que Zeruvatel nos recomienda a cada uno de nosotros.

En mi opinión, sólo hay 3 trabajos de J.R.R. Tolkien donde nuestro querido profesor se fusiona consigo mismo, su extraordinario “Ensayo sobre Los Cuentos de Hadas”, su
divertida novela “El Hobbit” y el único cuento alegórico: .Hoja de Niggle..

Es este crisol entre inspiración y método lo que hace a “El Hobbit” tan sencillo de leer, y que provoca al lector a continuarlo hasta el fin porque está condenadamente bien escrito, y lleno de imágenes que cobran vida en la imaginación del Lector. Se nota el método, el pulimento, el estilo literario y la cuidadosa selección del lenguaje que ayuda a la agilidad de la historia, para niños y adultos por igual.

Debo confesar que .El Hobbit. es uno de mis libros preferidos y no me gusta que los demás lo vean sólo como la .precuela. de la gran novela. La gran obra .El Señor de los Anillos., necesita apéndices, antecedentes, arquetipos adicionales en los que apoyarse y la primera vez que lo lees sin haber tenido información previa de todas maneras vas a sentirlo pesado hasta que la historia entra en calor. En cambio .El Hobbit. es un libro completo en sí mismo, no le hace falta nada más para ser perfecto y acabado, por ello el profesor tuvo tantos problemas para escribir una nueva historia sobre Hobbits.

Todos conocemos la historia de como se creó .El Hobbit., esa ráfaga de inspiración y las preguntas que surgieron luego en la cabeza del autor vinieron del lado del Tolkien romántico y genial. Pero el plasmarlas minuciosamente antes de la hora de dormir de sus hijos y luego pulirlas y editarlas, hasta llegar a las 3 revisiones formales del manuscrito antes de pasar a las manos de Stanley Unwin, ese es el Tolkien organizado.

Ronald Tolkien al parecer se dio cuenta de esto un poco tarde (como nos ocurre a la mayoría de nosotros) y ese aprendizaje se refleja en su cuento .Hoja de Niggle.: el personaje principal ocupó demasiado tiempo a cosas sin importancia en lugar de terminar su árbol. En ocasiones la Tierra Media más que un árbol hermoso debió parecerle a Tolkien un monstruo insondable. Imagínenlo como a Niggle sentado entre miles de pedazos mitológicos a menudo contradictorios flotando por ahí, y que en toda su vida no pudo armar de forma coherente, para un hombre como Tolkien debió ser desolador.

Esa es la enseñanza de Niggle: si tienen un proyecto para hacer que les parece enorme e intragable, sigan los consejos de Zeruvabel: pongan un horario donde la prioridad no sea escribir, pero que al momento en que les toque .el tiempo de escribir. siéntense y háganlo, establezcan un plan modificable, dividan su proyecto en pedazos pequeños, revisen cuando hayan culminado el borrador y sobre todo una vez que hayan revisado 5 o 6 veces entreguelos!. Ambos libros me acompañaron durante la redacción de mi tesis de 350 páginas y me ayudaron a domar al monstruo y me seguirán ayudando en las cosas importantes que tenga que hacer en la vida.

Por último me gustaría decirle a Tolkien aunque no haga falta que su bien amada Arda es una de las creaciones más hermosas del mundo, y que es preferible tener fragmentos de ella desperdigados en un estudio polvoriento a no haber tenido nunca nada. Así que sólo por eso vale que Christopher siga viviendo del trabajo de su padre, porque esa obra jamás habría visto la luz sin el hijo.

¿Y a ti, por qué te gusta El Hobbit?
Lady Cristania Andoandorello
Sociedad Tolkien Peruana

Amigos, la cancha está abierta para sus opiniones… en nuestra Lista de Correo podrán seguir participando de éste y otros temas referidos al universo de Tolkien.